Visor de contenido web

Orden Orthoptera

Los Ortópteros (Orthoptera, del griego ορθός orthós, "recto, derecho", y de πτερον pteron, "alas") constituyen un orden de Insectos neopteros, exopterigotos, con aparato bucal masticador. Pertenecen a este orden los saltamontes, las langostas, los grillos y el alacrán cebollero.

Ya en el Carbonífero y el Pérmico se encuentran restos fósiles de protortópteros, alcanzando su desarrollo en el mesozoico (Protogryllus). Con unas 26.550 especies (incluidas también las especies fósiles), los Ortópteros tienen una distribución mundial, con preferencia en las regiones cálidas y templadas del planeta, estando presentes en todos los ecosistemas terrestres.

Con algunas diferencias morfológicas entre los dos subórdenes en que se divide (Caelifera y Ensifera), como el resto de los Insectos, presentan el cuerpo dividido en tres regiones o tagmas:

  • Cabeza: Ortognata (boca dirigida hacia abajo), por lo general grande y más o menos esférica. Organos sensoriales con antenas filiformes, formadas por muchos artejos y más largas que el cuerpo (en la mayoría de los Ensifera), o más cortas, no superando normalmente la mitad del cuerpo, generalmente filiformes, y formadas por pocos artejos claramente visibles (Caelifera). Aparato bucal de tipo masticador, formado por mandíbulas bien desarrolladas, maxilas con palpos de cinco artejos y labio con palpos labiales de tres. Con ojos compuestos hemisféricos o hemiovoidales siempre presentes. A menudo disponen también de tres ocelos
  • Torax: Formado por protórax, mesotórax y metatórax. El protórax es siempre más grande que los demás segmentos, y presenta un amplio pronoto que se extiende hacia atrás, a veces excediendo la extremidad del abdomen, dorsalmente está formado por el disco del pronoto, y lateralmente por los paranotos o lóbulos laterales, que llegan a cubrir por completo las pleuras protorácicas. El mesotórax, el metatórax y el primer segmento del abdomen se encuentran soldados entre sí. Los esternos se presentan bien esclerificados. Con un par de patas por segmento, el primer y segundo par de patas es de parecido tamaño y conformación (salvo adapataciones especiales) y a menudo aparecen provistas de espinas, el tercer par con los fémures fuertemente ensanchados en su base y adaptados para el salto. Los Ortópteros presentan dos pares de alas más o menos desarrolladas, las tegminas y las alas propiamente dichas. Las tegminas están fuertemente esclerotizadas y en algunos casos pueden conformar un órgano estridulador (principalmente en los machos de Ensifera). El segundo par de alas, cuando está presente, se encuentra plegado bajo las tegminas, son transparentes o coloreadas y de consistencia membranosa.
  • Abdomen: bastante grande, alargado, cilíndrico, constituido típicamente de 11 segmentos y ampliamente unido al tórax. Los tergitos se encuentran más desarrollados que los esternitos, en el décimo suelen aparecer un par de cercos con importancia taxonómica.

En lo que se refiere a la reproducción, en la mayor parte de las especies se observa el fenómeno de la estridulación o producción de sonidos con distintas partes del cuerpo con objeto de favorecer el encuentro de los sexos (la forma en que se produce esa estridulación es diferente según el suborden a que pertenezcan). En otros casos, los machos pueden producir secreciones especiales que tienen un papel importante durante el apareamiento.

La dinámica del acoplamiento es bastante variable, pero generalmente se produce la emisión de una estructura denominada espermatóforo, que el macho coloca en la entrada de las vías genitales de la hembra. Las hembras de los Ortópteros (salvo Gryllotalpidae) disponen de un órgano especializado, el oviscapto u ovopositor, para realizar la puesta de los huevos, ya sea enterrándolos en el suelo o dentro de tejidos vegetales, de forma individual o agrupándolos en estructuras denominadas ootecas (Caelifera).

Son Insectos hemimetábolos (con metamorfosis incompleta) y paurometábolos (las formas jóvenes tienen la misma alimentación que las adultas). Una vez que se produce la eclosión la mayoría de los Ortópteros realizan inmediatamente su primera muda.

Las fases juveniles (ninfas) son muy semejantes al estado adulto, los únicos cambios que se producirán durante el desarrollo tendrán lugar a nivel de las antenas (incrementándose el número de artejos), en el tórax (aparición de los órganos de vuelo) y en la parte final del abdomen (maduración de las estructuras genitales externas). El número de mudas necesarias para alcanzar el estado adulto oscila entre 4 a 10, dependiendo de los grupos taxonómicos y de las condiciones ambientales en las que se producen.

Los Ortópteros no presentan especies sociales, aunque en determinadas condiciones ambientales pueden presentarse explosiones poblacionales y algunas especies (langostas) pueden desarrollar fases gregarias que pueden desplazarse coordinadamente y causar tremendos daños a la vegetación y cultivos. El término "langosta" se aplica a aquellas especies de Acrídidos que tienen la facultad de gregarizarse mediante un cambio de fase y adquirir la capacidad de migrar, mientras que el resto de los Acrídidos son los conocidos "saltamontes". En la península ibérica aparecen varias especies de langosta.

Desde el punto de vista ecológico, muestran bastantes diferencias en función de los distintos grupos que integran el orden. Los hay desde marcadamente higrófilos hasta los claramente xerófilos, hay especies de hábitos nocturnos, mientras que otras son preferentemente diurnas, se adaptan bien y aprovechan la mayor parte de los hábitats de las regiones donde se presentan, llegando incluso a aprovechar el medio cavernícola.

Se alimentan normalmente de vegetales (herbívoros y granívoros), aunque no es raro encontrar especies de régimen omnívoro e incluso algunas que son casi exclusivamente carnívoras, alimentándose de presas que capturan activamente.

Una de las características más destacadas de los Ortópteros es su homocromía o capacidad adaptar su color corporal al del medio en el que se encuentran. El mimetismo o capacidad de parecerse estructuralmente a su medio ambiente, mediante la alteración de su anatomía externa es otro fenómeno ampliamente difundido entre los Ortópteros.Los Ortópteros son presas de un elevado número de depredadores, tanto vertebrados como invertebrados y se encuentran claramente en la base de las cadenas tróficas de casi todos los ecosistemas en los que se desarrollan.

El orden Orthoptera se divide en dos subórdenes, ambos con representación en la Comunitat Valenciana: