Visor de contenido web

Orden Blattodea

Los Blatodeos (Blattodea, del latín Blatta, «cucaracha» y del griego eidés, «que tiene aspecto de»), conocidos también como cucarachas, cutias o baratas, constituyen un orden de Insectos hemimetábolos paurometábolos, de color castaño u oscuro, y cuerpo ovalado y aplastado. La cabeza suele estar protegida por amplio pronoto en forma de escudo aplanado, casi siempre semicircular, que cubre la cabeza y parece la parte anterior del cuerpo. En el extremo del abdomen presentan un par de cercos laterales. De tamaño normalmente mediano a grande, aunque hay formas de gran tamaño en la fauna tropical (hasta de 9 cm) y de pequeñas dimensiones en la fauna paleártica (menos de un centímetro), el orden Blattodea Incluye también a las termitas, infraorden Isoptera.

Los primeros fósiles parecidos a Blatodeos datan del Carbonífero, hace 355–295 millones de años. Estos fósiles difieren de los Blatodeos modernos en que disponen de un largo oviscapto u ovipositor, y son los ancestros también de los Mantodeos. Esto se piensa por la similitud del ovopositor y las ootecas en estos animales, por ello, Mantodea y Blattodea se agrupan dentro del superorden Dictyoptera. Los primeros fósiles de Blatodeos modernos con oviscapto interno aparecen al comienzo del Cretácico, hace más de 135 millones de años.

Otros animales que se originaron y evolucionaron de las cucarachas son las termitas. Las termitas son Insectos eusociales que viven en grandes colonias, son de color pálido y cuerpo blando. Las cucarachas, en cambio, no son sociales, aunque algunas tienden a agregarse en grupos y podrían considerarse presociales. Anteriormente, Las termitas se clasificaban como un orden aparte, debido sobre todo a que compartían similitudes morfológicas notables con los Himenópteros (principalmente con las hormigas) pero esto es el resultado de una evolución convergente. Después varios estudios filogenéticos se concluyó que las termitas evolucionaron a partir de cucarachas primitivas que vivieron durante el Triásico y Jurásico. Actualmente las clasificaciones taxonómicas modernas aceptan a Isoptera como un infraorden de Blattodea e incluso otras las rebajan aún más, hasta la superfamilia Termitoidea.

Las cucarachas tienen una distribución mundial, a excepción de los países más fríos como el ártico o Groenlandia, con mayor abundancia y diversidad en las áreas intertropicales. Actualmente el orden Blattodea tiene catalogadas 4.600 especies encuadradas en ocho familias (Beccaloni, 2014). En Europa, sin contar los territorios que pertenecen a la subregión macaronésica, hay 136 especies, y en el área Iberobalear y Macaronésica, hay catalogadas 86.

Como el resto de los Insectos presentan el cuerpo dividido en tres regiones o tagmas:

  • Cabeza. Ortognata e incluso hipognata, de forma triangular, pequeña y  muy móvil. Ojos compuestos pequeños, reniformes y muy laterales; ocelos laterales en número de dos, y raramente bien desarrollados. Antenas filiformes, con escapo grande y alargado, pedicelo pequeño, casi globoso y flagelo con numerosos artejos pequeños. Aparato bucal masticador, con mandíbulas, palpos maxilares y palpos labiales.
  • Tórax. Caracterizado por un amplio pronoto en forma de escudo aplanado, casi siempre semicircular, que cubre la cabeza y así aparece como la parte anterior del cuerpo;. En las formas ápteras el meso y el metanoto se parecen a los terguitos abdominales. Los tres pares de patas son similares, alargadas, recubiertas de espinas y con función locomotora. Las alas existen en la mayor parte de los Blatodeos, pero hay muchas formas que en estado adulto las tienen reducidas o son completamente ápteras. Las alas anteriores (tegminas) son coriáceas, y durante el reposo la izquierda cubre a la derecha. Las alas posteriores, durante el reposo, están replegadas en sentido longitudinal bajo las tegminas. El movimiento de los blatodeos consiste fundamentalmente en una carrera rápida, aunque algunas especies realizan vuelos cortos, sobre todo de noche y al crepúsculo (son animales lucífugos).
  • Abdomen. Ancho y aplanado, con 10 segmentos; En el macho, el noveno esternito forma la placa subgenital, que lleva uno o dos pequeños salientes articulados, los estilos, el órgano copulador es asimétrico y muy complicado. En la hembra la placa subgenital está formada por el séptimo esternito, bajo ella hay un pequeño oviscapto, que no sobresale del extremo abdominal. En el 10º terguito se articulan dos cercos fusiformes.

El acoplamiento va precedido por un cortejo bastante largo, en el que intervienen feromonas y un primer contacto con las antenas. Una vez se ha producido la fecundación interna, la hembra pone los huevos en una cápsula denominada ooteca, que queda generalmente enganchada entre los últimos segmentos abdominales, siendo transportada por la hembra durante un cierto tiempo. El número de huevos en cada ooteca varía entre 6 y 50, dependiendo de la especie.

Tras la eclosión, las ninfas recién nacidas son de color blanco brillante, después de la primera muda se endurecen y oscurecen comenzando a dispersarse para llevar el mismo modo de vida que los adultos. Su etapa blanca ha llevado a muchas personas a afirmar haber visto cucarachas albinas. Dado que son Insectos paurometábolos, las ninfas se parecen mucho a la forma adulta, completando a lo largo del desarrollo la formación de las alas y de la genitalia.

Las cucarachas son generalmente nocturnas y fotofóbicas (de forma excepcional, la cucaracha oriental es atraída por la luz). También suelen ser higrófilas, buscando los sitios húmedos, aunque pueden aguantar un cierto grado de sequedad. Hay especies que viven en los matorrales, bajo la hojarasca de los bosques o en las grutas, siendo típicamente cavernícolas. Algunas formas tienen hábitos acuáticos, pudiendo incluso permanecer sumergidas durante varios minutos, y otras se hacen domésticas y viven en las casas y en los barcos.

Su régimen alimenticio es omnívoro, aunque algunas especies sean preferente o exclusivamente fitófagas. Las especies silvestres viven de Insectos muertos o de vegetales, o de detritos, las especies domésticas atacan todas las sustancias comestibles que encuentran. Aunque no son capaces de digerir la celulosa por ellas mismas, mantienen una relación de simbiosis con protozoos que sí les permite extraer nutrientes.

Los Blatodeos muestran una cierta tendencia al gregarismo, al menos en los estadios jóvenes. Aunque si bien se encuentran a menudo numerosos individuos adultos reunidos en un mismo sitio, parece deberse sobre todo más a una respuesta común a determinados estímulos que a un cierto instinto de sociedad, aunque sea rudimentaria.

Las cucarachas se encuentran entre los animales más resistentes del planeta, algunas especies son capaces de mantenerse activas durante un mes sin comida o siendo capaces de sobrevivir con recursos limitados. También tienen una mayor resistencia a las radiaciones que los vertebrados, con una dosis letal entre 6 y 15 veces mayor que los humanos. Aun así, no son excepcionalmente resistentes a las radiaciones en comparación con otros Insectos, como la mosca de la fruta.

El orden Blattodea está representado, en la Comunitat Valenciana, por las siguientes familias: