Visor de contenido web

Subphylum Chelicerata

El subphylum Quelicerados se diferencia del resto de Artrópodos (los Mandibulados: Crustáceos, Miriápodos y Hexápodos), por carecer de mandíbulas y de antenas, y por estar provistos de quelíceros (Chelicerata, del griego χελή khelé, "pinzas" y κερατος kératos, "'portador"), unos apéndices destinados a la alimentación.

Aunque la mayoría de sus representantes actuales son terrestres, se originaron en el medio marino a principios del Cámbrico (se piensa que podrían haber evolucionado a partir de trilobites bentónicos predadores).

Dentro de los Quelicerados encontramos dos formas. Si hablamos de organismos exclusivamente marinos, se trata de los Pignogónidos (arañas de mar), tienen el cuerpo reducido y la cabeza presenta la proboscis, una extensión anterior con cuatro ojos situados sobre un tubérculo dorsal. Por el contrario, si hablamos de Quelicerados terrestres o dulceacuícolas, su cuerpo presenta una morfología diferente, y se trata de los Arácnidos. Los primeros en aparecer son los Arácnidos, en el Silúrico, la aparición de los Pignogónidos  es posterior, se produce en el Devónico inferior.

Entre arañas de mar, cangrejos cacerola o de herradura, escorpiones, pseudoescorpiones, ácaros y arañas, se conocen más de 77,000 especies actuales de Quelicerados, casi todas pertenecientes a la clase Arácnidos, y la mayoría terrestres o de agua dulce.

Los Quelicerados presentan el cuerpo típicamente dividido en dos regiones o tagmas, una anterior denominada prosoma o cefalotórax, y otra posterior el opistosoma o abdomen, ambas unidas por una estructura llamada pedicelo, que puede consistir en una marcada constricción en algunos Arácnidos, o en una unión amplia como en Opiliones y escorpiones.

  • Prosoma o cefalotórax. Aparece a menudo cubierto por un escudo o caparazón dorsal. Está formado por siete segmentos (que pueden estar subdivididos o fusionados, dependiendo del grupo) organizados en la región cefálica, con el acrón, primer segmento con función sensitiva, (tienen ojos compuestos laterales y/o ojos simples medianos), y la región marchadora, con los otros seis segmentos. En el prosoma se localizan los siguientes apéndices, todos ellos multiarticulados, un par de quelíceros, con dos elementos oponibles a modo de pinza, un par de pedipalpos (patas modificadas con funciones táctiles o prensiles), y cuatro pares de patas marchadoras.
  • Opistosoma o abdomen, con las vísceras del animal, comprende el resto del cuerpo y puede tener hasta doce segmentos más el telson, o no estar segmentado. Generalmente carece de apéndices segmentados o están muy modificados, dependiendo de los grupos (en escorpiones están reducidos  a los peines y en arañas a las hileras). Los orificios genitales (gonoporos) se abren en la parte ventral del segundo segmento abdominal.

La mayoría de los Quelicerados son díoicos, con fecundación interna que se lleva a cabo a través de paquetes de esperma denominados espermatóforos. Existen especies ovíparas, ovovivíparas y vivíparas, también se da la partenogénesis en algunas especies de Arácnidos.

El desarrollo varía en función de los grupos, en los Arácnidos, las crías pasan por todas sus estadios larvarios dentro del huevo y eclosionan como una miniatura adulta. En los Xifosuros (cangrejos cacerola) sin embargo, la larva eclosiona y hasta 20 días después no da comienzo la primera muda.

Los Quelicerados han sabido adaptarse a gran diversidad de nichos. Los hay de vida libre o parásitos, depredadores, fitófagos omnívoros, e incluso necrófagos; de hábitos diurnos y nocturnos, terrestres y acuáticos, siendo además comunes en cuevas y grutas.

El subphylum Quelicerados está representado, en la Comunitat Valenciana, por las siguientes clases:

  • Clase Arachnida Lamarck, 1801
  • Clase Pycnogonida Latreille, 1810