Visor de contenido web

Orden Mantodea

Los Mantodeos (Mantodea, de Mantis y del griego eidés, "que tiene aspecto de") constituyen un orden de Insectos neópteros comúnmente conocidos como mantis, mamboretás, santateresas, rezadoras o campamochas. Su característica más llamativa es la estructura de sus patas anteriores, notablemente modificadas para la captura de presas.

Con unas 2.450 especies válidas, repartidas por todo el mundo (con mayor abundancia y diversidad en las áreas intertropicales), el registro fósil más temprano que se tiene de los Mantodeos data del Terciario inferior, sin embargo se piensa que su origen es anterior.

De forma casi siempre alargada y tamaño mediano o grande, presentan el cuerpo, como todos los Insectos, dividido en tres regiones o tagmas:

  • Cabeza: Ortognata, triangular y móvil. Antenas más o menos largas, con el escapo grande, generalmente filiforme, pero a veces pectinadas en los machos. Con dos ojos compuestos semiesféricos y bien visibles dorsalmente y tres ocelos dispuestos en triángulo. Aparato bucal de tipo masticador.
  • Tórax. De forma característica el protórax es estrecho y alargado, de mayor longitud que el meso y metatórax, y nunca extendido sobre la cabeza. Las patas anteriores son raptoras, presentan los fémures armados a lo largo de los márgenes ventrales por 2 hileras de robustas espinas, al igual que las tibias. El segundo y tercer par son marchadoras, y sin características especiales. Alas casi siempre presentes y bien desarrolladas, a veces reducidas en las hembras y más raramente en los machos. Las tegminas (alas anteriores) fuertemente coriáceas, ala posterior con el campo anterior pequeño y el campo posterior grande, plegable en abanico.
  • Abdomen. Largo y delgado en los machos, más ancho en las hembras. Con diez terguitos visibles, y nueve esternitos en los machos y siete en las hembras. En estas últimas, el séptimo forma una gran placa subgenital que envuelve a los tres pares de valvas del oviscapto.

La cópula de los Mantodeos suele estar precedida de una especie de parada sexual. No obstante, en general los preparativos de acoplamiento los realiza el macho con objeto de evitar el mortal ataque de la hembra. Éste permanece un cierto tiempo rondándola antes de saltar bruscamente sobre su dorso, agarrándose al protórax y contactando entre sí las antenas, seguidamente el macho dobla su abdomen hacia la izquierda hasta que consigue poner en contacto las estructuras genitales de ambos. El acoplamiento dura aproximadamente un par de horas, y el macho deposita un pequeño espermatóforo en la base del oviscapto. 

Los huevos son puestos en una ooteca que es fijada directamente al sustrato (piedra, tronco, ramilla, etc.). La ooteca es de forma ovoide o prismática, globosa, con uno de los extremos más aguzado, la cara inferior plana o curva y la superior con una serie de láminas imbricadas, por donde saldrán las crías.

Tras la eclosión, las ninfas recién nacidas, de aspecto vermiforme y cubiertas aún por una fina membrana, salen de la ooteca por entre las laminillas y realizan su primera muda sobre la superficie de esta, dispersándose a continuación. El número de mudas de los Mántidos es bastante variable, oscilando por lo general entre tres y doce, no siendo constante para una misma especie debido a la acción que sobre ellas ejercen la humedad, temperatura y otras condiciones ambientales.

Presentan coloración general verdosa, grisácea o pajiza; si bien algunas especies presentan dicroísmo, es decir, hay individuos verdes e individuos marrones, no estando necesariamente este fenómeno en concordancia con una homocromía con el sustrato. Los Mantodea son también reconocidos por sus habilidades crípticas, pudiendo confundirse perfectamente con su entorno inmediato, ya sea por el color o la forma de su cuerpo.

Todas las especies son carnívoras y su dieta consiste en otros Artrópodos, aunque especies de gran tamaño pueden añadir pequeños vertebrados a su dieta. Para la caza utilizan su primer par de patas, se sitúan sobre cualquier piedrecilla o rama y, acercándose o aguardando, aprovechan con rapidez el momento en que la presa se pone a su alcance, sujetándola al atraparla entre sus fuertes espinas y manteniéndolas en esa posición mientras la devoran. Sus movimientos no suelen ser muy rápidos, salvo cuando atacan a una presa.

Los Mantodeos habitan en una gran variedad de hábitats terrestres, desde la arena del desierto hasta el dosel del bosque tropical. Son en general Insectos termófilos y buscan los sitios bien soleados, viviendo en el suelo o sobre las matas. Aunque algunas especies acuden volando hacia la luz durante la noche, en conjunto son estrictamente diurnos y su actividad está ligada a una temperatura bastante elevada.

El orden Mantodea está representado, en la Comunitat Valenciana, por las siguientes familias:

  • Familia Amorphoscelididae
  • Familia Empusidae
  • Familia Mantidae