Visor de contenido web

Phylum Porifera

Los poríferos, conocidos comunmente como esponjas de mar, fueron las primeras formas en ramificarse del árbol evolutivo, desde el ancestro común de todos los animales. Se consideraron plantas, debido a su inmovilidad (son animales sésiles), hasta que en 1765 se descubrió la existencia de corrientes internas de agua, y fueron reconocidos como animales.

se considera que las esponjas tienen una organización celular, a diferencia del resto de los metazoos cuya organización es tisular (con tejidos). Carecen de verdaderas capas embrionarias, y la mayoría de las células que componen su cuerpo son totipotentes, es decir, pueden transformarse en cualquiera de los otros tipos celulares según las necesidades del animal. 

La forma corporal generalizada de estos animales es la de un "saco" con una abertura grande en la parte superior, el ósculo, que es por donde sale el agua, y muchos poros más o menos pequeños en las paredes, que es por donde entra el agua. A diferencia del resto de metazoos, dependen de la digestión intracelular, se alimentan por filtración gracias a un desarrollado sistema de canales y cámaras en los que el movimiento de los coanocitos (células flageladas), genera corrientes de agua. Tampoco tienen células nerviosas, lo que las convierte en los únicos animales sin sistema nervioso.

Las esponjas son mayoritariamente marinas (de las aproximadamente 9.000 especies de esponjas que existen en el mundo, solo 150 son de agua dulce). Sin embargo, a pesar de su simplicidad, han tenido un gran éxito ecológico; son los animales dominantes en muchos hábitats bentónicos marinos, y toleran bien la contaminación por hidrocarburos, metales pesados y detergentes, acumulando dichos contaminantes en grandes concentraciones sin daño aparente. 

El phylum Porifera está representado, en la Comunitat Valenciana, por las siguientes clases: