Visor de contenido web

Geología

Es su geodiversidad lo que realmente dota de una personalidad diferencial al territorio de este Parque Natural, y lo que le ha merecido ser sede del Parque Geológico de Chera, primero de la Comunidad Valenciana.

La diferente naturaleza de las fuerzas que originaron las formaciones geológicas en los dos términos muncipales del Parque, forman un conjunto lleno de contrastes: fuerzas de distensión y fallas normales del lado de Chera, contra las fuerzas de compresión, anticlinales y sinclinales del lado de Sot.

Así, la depresión morfológica de Chera, tiene la constitución de una fosa tectóncia. Se trata de una estructura alargada, relacionada con el Plegamiento Alpino, limitada por fallas que rompen la cobertera en bloques, de los cuales el central aparece más hundido que los laterales.

En la actualidad, la fosa tiene preservadas muchas de sus características morfológicas originales, desarrolladas entre el Cretácico Superior y el Mioceno, período desde el cual la fosa se ha ido hundiendo una media de 700 metros.

Su relleno sedimentario, formado por depósitos lacustres y fluviales, contiene restos de los últimos dinosaurios que poblaron la actual Península Ibérica.

Respecto al término de Sot de Chera, se asienta prácticamente en su totalidad sobre calizas jurásicas y cretácicas muy fracturadas. El sistema montañoso pertenece al Plegamiento Alpino, el cual origina el valle del río que lleva su nombre, creando una garganta de 400 metros de altura y seccionando el término municipal en dos altiplanos, denominados respectivamente Pera y Plano. A lo largo de la garganta se pueden ver toda clase de accidentes dinamometamórficos de singular belleza, observándose en distintos puntos grandes deformaciones de las capas de piedras, debidas a la formación conocida geológicamente como el Anticlinorio de Sot.

En conjunto, el modelado kárstico de los numerosos roquedos calcáreos ha propiciado la existencia de gran cantidad de cuevas. Unas presentan bellas formaciones de estalactitas y estalagmitas y otras se desarrollan a lo largo de laberínticas galerías.

También hay cuevas que se originan por la formación de toscas y travertinos en manantiales petrificantes, con espectaculares cascadas y numerosas oquedades contiguas, como las Toscas de Cherales o las cuevas de la Garita.

Fosa tectónica de Chera