Visor de contenido web

9.- Les Santes - Descripción


Ruta 9: Itinerario circular de Les Santes

 

Duración: 1 h

Distancia: 4 km

Desnivel: 130 m

Cotes: 297/392 m

Época recomendada: todo el año.

 

 

Comienza nuestro paseo en la Ermita de les Santes. Este santuario está enclavado en el barranco del mismo nombre, en el término municipal de Cabanes. En la actualidad, la ermita cuenta con una zona recreativa muy apreciada por los lugareños.

Partiremos desde la parte posterior de la ermita por la pista que discurre hacia el sudoeste. Esta pista sirve durante un buen tramo como frontera del Paraje Natural: aquellos terrenos que veremos a nuestra izquierda estarán enclavados en la zona protegida.

 

El camino empieza con una suave subida entre pinos y abundante matorral. Brezos (Erica sp.), lentiscos (Pistacia lentiscus), madroñoss (Arbutus unedo) y palmitos (Chamaerops humilis), hacen de este pinar una suerte de selva impenetrable en muchos tramos. Pronto veremos cómo a nuestra derecha la vegetación va siendo sustituida por bancales cultivados de almendros y algarrobos principalmente. A nuestra izquierda el barranco se hace más profundo y entre el espeso pinar de pino rodeno aparecen grandes matas de helechos, numerosas enredaderas como las madreselvas (Lonicera implexa) y la zarzaparrilla (Smilax aspera) etc. La pista continua salpicada por numerosas encinas (Quercus ilex), mudos testigos de lo que en otros tiempos fueron estos pinares.

 

Pronto llegaremos a una de las zonas geológicamente más interesantes de todo el Paruqe Natural. La pista transcurre sobre un afloramiento de pizarras, las rocas más antiguas que podemos observar sobre las que se asienta el territorio valenciano, donde no es fácil encontrar estos tipos de formaciones. Se trata de pizarras del paleozoico, con más de 230 millones de años de antigüedad. A nuestra derecha podemos observar unos grandes peñascos calcáreos, la Marmudella.

 

Llegaremos a uno de los puntos más altos de nuestro itinerario, a 392 m de altitud. Es buen momento para admirar las cumbres del Bartolo, las verdes umbrías de la Pobla y las llamativas formaciones rocosas donde el  pino rodeno  (Pinus pinaster)tiñe de rojo el paisaje.

 

Giramos a la izquierda por una senda y entre jarales nos vamos adentrando en el espeso pinar. A nuestra derecha podemos divisar el Barranc de la Porquereta y al fondo, La Pobla Tornesa.

 

Sobre el rojo suelo seguimos nuestro itinerario, dejando a la derecha una escarpada pero bella senda que nos conduciría al Bartolo. Nos vamos adentrando entre una densa vegetación donde podemos sentir la frescura del ambiente. La presencia de madreselvas, hiedras (Hedera helixy zarzaparrillas nos confirma la humedad de estos barrancos.

 

 

Parada: En este punto podemos observar las diferentes montañas. Hacia el oeste, en la lejanía, se alza el Penyagolosa (1.813 m). Y frente a nosotros, el Barranco de Les Santes nos ofrece la visión de un bosque en un buen estado de conservación.

 

Son numerosos los animales que habitan estas tierras: jinetas (Genetta genetta), garduñas (Martes foina), zorros (Vulpes vulpes), jabalíes  (Sus scrofa), etc. Prueba de ello son las marcas que nos encontraremos en todo el recorrido.

 

Es este tramo un lugar privilegiado por encontrarse en él muchos tipos diferentes de jaras, destacando por su rareza la jara macho (Cistus populifolius).

 

Tras seguir por la senda en un tramo llano y después descendente, llegamos a la pista, que viene desde el Bartolo, donde giramos a la izquierda. Esta pista discurre entre un pinar que va ganando en densidad, en variedad de especies y en tamaño. En los barrancos más umbríos, existen ejemplares de lentiscos y madroños que llegan a superar los 5 metros de altura.

 

Siguiendo la pista, llegaremos a lo más profundo del barranco donde volveremos a la ermita de Les Santes, punto de inicio de nuestro recorrido. Atención a los dos enormes robles frente a la ermita, en la otra orilla del barranco.