Visor de contenido web

2.- Las crestas - Descripción

Ruta 2: Subida al Bartolo. Itinerario circular por las crestas.


Duración: 2 h 20'

Distancia: 7 Km.

Desnivel: 380 m.

Cotas: 409/729 m

 

 

La ruta empieza en el Centro de Interpretación, en una pequeña senda que se encuentra en la parte trasera del edificio.

Durante la primera parte de nuestra ruta, la vegetación que nos acompaña es típicamente mediterránea: jaras (Cistus albidus, Cistus monspeliensis), romero (Salvia rosmarinus), palmito (Chamaerops humilis). Enseguida nos encontramos una señal que nos indica que debemos continuar nuestro camino hacia la izquierda hasta llegar a una pista de tierra.

 

En esta zona de Parque Natural se pueden apreciar las zonas abancaladas que en su momento servían como zonas de cultivo a los campesinos del lugar, también se observan algunas masías aisladas que ahora se encuentran deshabitadas.

 

Seguimos nuestro camino, hacia arriba, pasando por la font de la Mola y dejando una pista de tierra a la derecha la cual también nos llevaría al Bartolo.

Una vez llegados al Coll de la Mola podemos observar el litoral de Benicàssim y el Grao de Castelló vistas que en días claros aumentan su belleza.

 

Ya en el collado, en la misma curva de la pista, continuaremos por un sendero que sale a la derecha, iniciando así una fuerte ascensión hacia el Cantal Gros con 698,7m de altitud; una vez arriba podemos tomar un merecido respiro.

 

Entre rocas sueltas de rodeno nos acompañan diferentes especies arbustivas como jaras, brezos, palmitos... Durante todo el trayecto observamos ejemplares adultos de pino rodeno (Pinus pinaster) testigos mudos que sobrevivieron a las llamas que arrasaron parte de la vegetación de esta sierra.

 

Se perciben distintas especies de líquenes, buenos indicadores de la excelente calidad del aire que se respira en el Parque Natural.

 

Como el sendero nos va llevando por las partes más elevadas de la montaña es fácil divisar durante el itinerario los municipios que envuelven el Desert de les Palmes: al oeste La Pobla Tornesa y Borriol, y al norte Cabanes. A medida que nos aproximamos a la monumental Cruz del Bartolo, la vegetación nos deja entrever Benicàssim y el mar Mediterráneo, y en días en que las nubes nos lo permitan podremos observar las Islas Columbretes.

 

Llegamos a la cruz del Bartolo con sus imponentes 18 metros de altura, enclavada en uno de los puntos más elevados del espacio natural.

 

Si seguimos unos trescientos metros por la pista, llegaremos al punto más alto del recorrido y de todo el Parque, 729 m. En el pico, entre las antenas, podemos encontrar la ermita de San Miguel.

 

Durante el recorrido podremos observar diferentes especies de aves como cernícalos (Falco tinnunculus), cuervos (Corbus corax), abubillas (Upupa epops) y en época estival, golondrinas (Hirundo rustica).

 

El descenso se efectúa por la pista asfaltada, para luego coger a nuestra derecha, la pista del mas de Huguet que nos conducirá en uno de sus cruces hacia en Centro de Interpretación.