Visor de contenido web

Ruta morada: Alfondeguilla - Descripción

Ruta morada: l'Arquet (Alfondeguilla)

                                                    Distancia: 5,7 km         Desnivel acumulado: 180 m
                                                    Dificultat: Baja             Tiempo estimado: 1 h 30 min
                                                    Tipo: Circular                Inicio: Alfondeguilla

 

Para recorrer esta bonita ruta empezaremos a caminar desde Alfondeguilla. Este pueblo se sitúa en la comarca de la Plana Baja, en la vertiente más meridional de la Sierra de Espadán, de hecho está en el límite entre el llano y la montaña. Eso, le confiere unas características naturales especiales que podremos observar si nos adentramos por cualquiera de sus caminos. En esta ruta, vamos a descubrir "l'Arquet", un acueducto romano que se ha mantenido entre las dos paredes del barranco. Además existe otro acueducto romano de seis arcos cerca de la población, el "Pont de l'Aigua", que bien merece una visita y que todavía se encuentra en uso.
 

Parada 1. El pueblo

En nuestro recorrido urbano pasaremos por la Iglesia de San Bartolomé (s. XVIII), en la plaza del Ayuntamiento. Saldremos de la población (carrer Molí) y continuaremos por un camino que nos dirige hacia el barranco de Castro. Si profundizamos en el origen del nombre, sin duda árabe, de Alfondeguilla, éste podría haber derivado de "Al-Khandaq-Illa" que significa "el barranco de Alá". No es de extrañar que quedaran cautivados de la belleza de este enclave de la Sierra.

Siguiendo el camino nos encontramos con el paraje de la "Font del Frare".

Parada 2. Font del Frare

 El paisaje es muy común en muchos de los pueblos de Espadán. Un mosaico de vegetación que alterna zonas de huerta con cultivos de secano (algarrobos, olivos, higueras, al

mendros...), y siguiendo por las laderas escarpadas, un frondoso alcornocal que se eleva hacia las alturas. El alcornoque y el corcho es uno de los pocos recursos que la sierra proporciona que aún continua aprovechándose. Atrás ha quedado la época en que el carbón, la leña y el matorral para los hornos cerámicos, el comercio de la nieve, la minería…, sostenían a muchos de los pobladores de estas tierras.

El recorrido discurre ahora por el lecho del barranco buscando el inicio de un camino empedrado que nace en él y que nos lleva por su umbría. Encontramos una vegetación exuberante. Destacan los colores rojizos del rodeno, tapizados de numerosos líquenes y una gran variedad de plantas, que amplían la paleta de colores.

Cruzando de nuevo el barranco, pasamos a la ladera de solana y el cambio en el pasaje se hace notar. Encontramos ahora los típicos cultivos de secano y podemos ver algunos ejemplares de palmito, se trata de la única palmera autóctona que crece en Europa y que vive a escasa altitud ya que no le gustan las heladas.

Continuamos nuestro recorrido bajando de nuevo hacia el lecho del barranco que nos llevará al Arquet.

Parada 3. L'Arquet.

Nos remontamos a tiempos de los romanos para verles construir este acueducto de interés arquitectónico conocido como "l'Arquet", un acueducto de origen controvertido (algunas fuentes lo datan de la época romana mientras que otras lo atribuyen al pueblo árabe) por donde se canalizaba el agua hacia el Molinet de Castro, un molino harinero situado aguas abajo, actualmente desaparecido.

Continuamos nuestro camino cerca del cauce del barranco hasta alejarnos de él para buscar una pista forestal que nos devolverá de vuelta la población. A medio camino en una especie de mirador encontraremos una senda a la derecha que sube al Castillo de Castro. Señalizada como una variante del PR-CV 138 que une las poblaciones de Eslida y Chóvar.

Parada 4. Enlace a subida al Castillo y la Nevera de Castro.

Este itinerario bien merece una jornada entera ya que desde este punto para acceder al castillo hay que salvar un desnivel de 520 m en 3,5 km de recorrido.

El campo visual que tenemos desde los restos de la fortificación es excepcional. Abarca desde las agujas de Santa Águeda y Benicasim hasta el Cabo de Cullera, y desde el Peñagolosa hasta las Columbretes. El origen del castillo podría ser una torre vigía romana o púnica, dependiente del castillo de Sagunto.

Visible desde el castillo en dirección noroeste se encuentra la Nevera de Castro, en excepcional estado de conservación después de las obras de restauración que se realizaron en 2005.

Continuamos nuestro camino hacia la población, visible en algunos puntos del trayecto, hasta llegar al lugar donde finaliza esta ruta.

 

Descarga el folleto de la ruta