Visor de contenido web

Orden Araneae

Las Arañas constituyen el orden más diverso de la clase Arachnida, con más de 45.000 especies repartidas en 114 familias en todo el mundo. De las especies conocidas, apenas un 8'5% corresponden a citas para Europa.

Con registros desde el Devónico, el fósil más antiguo encontrado data de hace 380 millones de años. Aquellas Arañas poseían órganos que secretaban seda, llamados hileras pero, a diferencia de las actuales, tenían el abdomen segmentado.

El grupo está abundantemente representado en todos los continentes, excepto en la Antártida, y está presente en todos los ecosistemas terrestres ibéricos y macaronésicos, incluyendo una araña anfibia (Argyroneta aquatica, Clerck, 1757).

El tamaño de las especies ibéricas oscila entre las grandes Argiope, Lycosa y algunas Migalomorfas, con un cuerpo que supera los dos centímetros, y un universo de microarañas de uno a cinco milímetros. Sólo algunos grupos son realmente peligrosos para los seres humanos.

Las arañas se caracterizan por presentar el cuerpo dividido en dos partes, el prosoma y el opistosoma, unidos a través de un pequeño cilindro denominado pedicelo:

  • Prosoma o cefalotorax. Recubierto dorsalmente por una placa, el escudo prosómico, en el que se suele diferenciar una zona anterior donde se encuentran los ocelos (ojos simples), generalmente ocho en dos líneas transversales, y la posterior, algo más ancha y aplanada. Presenta seis pares de apéndices, los quelíceros, los pedipalpos (órganos táctiles y olfativos, en los machos adultos su tarso contiene el bulbo copulador) y cuatro pares de patas marchadoras. Las patas están dotadas de diversas pilosidades y espinaciones, una de las más características es el calamistro en las arañas cribeladas, compuesto por una o dos hileras de pelos rígidos en las patas posteriores, sirve para cardar la seda. Las arañas son animales depredadores que paralizan a sus presas con el veneno de sus quelíceros, después la mayoría inyecta enzimas digestivas en la presa, realizando una digestión externa, al menos parcial, e ingiriendo el alimento gracias a una faringe o estómago de función suctora situados al principio del tubo digestivo.
  • Opistosoma o abdomen. En su parte ventral y anterior se abren el epigino (poro genital) en ambos sexos, los pulmones en libro (cavidades respiratorias con pliegues internos laminares), y/o los estigmas del sistema traqueal. En su parte final el opistosoma presenta un pequeño saliente ventral, el tubérculo anal, junto al que se encuentran unos pequeños mamelones denominados hileras, a través de las que se emite la seda. Típicamente son tres pares (anteriores, medias y posteriores) desiguales. En ocasiones se presenta una placa característica denominada cribelo (arañas cribeladas), asociada al calamistro.

Los machos, generalmente más pequeños que las hembras, buscan a éstas activamente, cortejándolas con rituales elaborados en un intento por no ser devorados por ellas. Cuando consigue la aproximación, el macho introduce un espermatóforo en las vías sexuales de la hembra usando sus pedipalpos, que actúan como órganos copuladores. A pesar de la ritualización, es común que después de la cópula la hembra devore al macho.

Unas semanas después tiene lugar la puesta que suele ser numerosa en huevos. El capullo de huevos, debidamente embalado con seda, queda al cuidado de la madre y en algunas especies es transportado mientras se produce la maduración de los huevos. Muchas especies de arañas cuidan a su descendencia en las primeras fases de su desarrollo.

La eclosión de las ninfas es simultánea. Las arañitas permanecen juntas durante un cierto tiempo, antes de dispersarse, lo que se produce tan pronto como son capaces de cazar por su cuenta. El tipo de dispersión más frecuente es la aérea, para ello se suben a algún lugar elevado y emiten un largo hilo de seda que es arrastrado por el viento gracias a su reducido peso. Las ninfas son morfológicamente muy parecidas a las adultas (salvo por la ausencia de órganos sexuales).

Las arañas son Artrópodos con metamorfosis simple, es decir, pasan por ecdisis (mudas) sucesivas, y las arañas jóvenes se distinguen de las adultas únicamente por su menor tamaño y por ser sexualmente inmaduras, pasan entre cinco y diez mudas hasta alcanzar la madurez sexual.

Todas las arañas son carnívoras, aunque existen casos de omnivorismo (algunas arañas completan su dieta con néctar, etc.) En general las arañas practican dos tipos de estrategias de caza: las telas de capturas (por ejemplo, Araneidae) y la caza activa que consiste bien en la localización, persecución y captura de la presa (por ejemplo, Lycosidae), o bien en la emboscada (por ejemplo, Thomisidae). Entre sus presas figuran muchos tipos de animales pero su alimentación predilecta son los Insectos vivos.

La mayoría de las arañas presentan actividad nocturna, por lo que la visión no suele ser un factor esencial en sus estrategias de vida y caza. No obstante, entre las diurnas, destacan los saltícidos (Salticidae), dotados de buena visión, las arañas cangrejo (Thomisidae) que cazan al acecho y algunas de las grandes constructoras de telas orbiculares (Araneidae).

Entre sus enemigos principales se cuentan, además de las propias Arañas y numerosos vertebrados, varios grupos de Himenópteros (Pompilidae, Sphecidae, etc.) que parasitan los huevos o paralizan a las arañas para inocularles sus propias puestas. Cuando se sienten amenazadas, levantan sus dos patas delanteras y sus queliceros. Cuando la amenaza se acerca, la araña muerde a su enemigo con sus quelíceros utilizando el veneno más potente, ya que el veneno de la araña se compone por dos partes, una para poder paralizar a las presas de las cuales se alimentan, y la otra contra sus amenazas solo como defensa. Otros mecanismos defensivos son las telarañas y refugios que construyen como defensa y para poder capturar a sus presas

Las Arañas suelen ocupar una posición terminal en las cadenas tróficas, desempeñando un papel importantísimo como depredadores, son las mayores consumidoras de Insectos del planeta y contribuyen decisivamente a controlar su número.

Todas las especies de Arañas producen seda, se trata básicamente de una proteína (la queratina) cuya estructura solidifica y se transforma justo antes de salir, convirtiéndose en una forma insoluble que rápidamente se deshidrata y constituye la fibra de seda, un material en el que se combina elasticidad y resistencia. La utilizan para muy variadas funciones: cazar presas y envolverlas en ella, en la protección de la puesta, como adhesivo de otros materiales de construcción de túneles y trampillas, como áreas de locomoción o como vela para ser arrastradas por el viento (este fenómeno se conoce como vuelo arácnido).

El orden Araneae está representado, en la Comunitat Valenciana, por los siguientes subórdenes: