Visor de contenido web

Clase diplopoda

Conocidos comúnmente como milpiés, los Diplópodos se caracterizan por tener dos pares de patas articuladas en la mayoría de sus segmentos corporales dobles, o diplosegmentos (Diplopoda, del griego διπλόος diplóos, 'doble' y ποδός podos, 'pie').

Su aparición en el Silúrico los convierte en uno de los primeros animales terrestres que se conocen. Por otro lado, con unas 12. 000 especies distribuidas por todo el mundo, constituye la mayor clase entre los Miriápodos.

El cuerpo de los Diplópodos, está formado por entre once y más de cien segmentos, es generalmente cilíndrico y está constituido por dos regiones o tagmas:

  • Cabeza. Generalmente redondeada por la parte superior y aplastada por la inferior, presentan un par de antenas filiformes y pueden tener ojos que, cuando existen, están situados a ambos lados de la cabeza y constituidos por un número determinado de ocelos. Están provistos de dos pares de apéndices bucales, las mandíbulas y el gnatoquilario, formado por la fusión del primer par de maxilas (el segundo par de maxilas está ausente). La boca se abre anteriormente, entre las mandíbulas.
  • Tronco.  Se puede dividir en tórax y abdomen. El tórax está formado por cuatro segmentos simples. El primero generalmente, es el de mayor tamaño y se denomina collum o cuello, carece de apéndices y tiene la función de mantener la cabeza hacia abajo y facilitar la excavación. Tras esté metámero encontramos tres segmentos con un solo par de patas cada uno. El abdomen comienza a partir del quinto metámero, sus segmentos son dobles (diplosegmentos, formados por la fusión de dos segmentos) y tienen dos pares de apéndices cada uno, excepto los últimos metámeros (uno o varios), que son ápodos. En el extremo del tronco se sitúa el telson, formado por un par de valvas en posición ventral entre las que se abre el ano.

La reproducción en la mayoría de las especies se lleva a cabo gracias a unos apéndices modificados denominados gonópodos, con los que los machos transfieren los paquetes de esperma a las hembras. En algunos casos el apareamiento es indirecto, y son las hembras las que recogen los espermatóforos del suelo, guiadas por una señal química depositada por los machos. La puesta se lleva a cabo siempre en cámaras especiales que excava y tapiza con seda o con excrementos, poniendo los huevos dentro.

La mayoría los Diplópodos son de hábitos nocturnos y adoptan un estilo de vida principalmente subterráneo. Casi todos son detritívoros, se alimentan de hojas en descomposición o de materia orgánica mezclada con el suelo, aunque hay algunos que comen hongos o chupan fluidos vegetales y una pequeña minoría que son depredadores.

Todos los Miriápodos pueden manifestar cierta tendencia a enrollarse, pero en esta clase esta habilidad está especialmente desarrollada. El primer segmento del tronco y el último pueden encajar el uno con el otro, enrollándose sobre sí mismos y quedando hacia el exterior la parte más dura.

La clase Diplópodos está representada, en la Comunitat Valenciana, por los siguientes órdenes: