Visualització de contingut web

Orden Zygentoma

Zygentoma es el nombre aceptado actualmente para referirse a las especies del antiguo orden Thysanura (del latín thysanura y del griego θυσάνος thysanos, que significa ‘fleco'; y ουρα oura, que significa  ‘cola', lo que se puede traducir como "animal con cola de flecos"). Esta antigua denominación incluía a formas de Hexápodos primitivamente ápteros, con filamentos terminales ("colas"), y por tanto incluía como subórdenes a los Microcoryphia, a los Zygentoma e incluso a los Diplura, taxones que ahora se clasifican en otras clases, como por ejemplo los Diplura, que hoy no se consideran Insectos. Por tanto, el uso de la denominación "Tisanuros" solamente debe aceptarse como una denominación informal (carente de valor taxonómico actualmente) de los Zygentoma.

Conocidos comúnmente como pececillos de plata, aunque este nombre hace referencia a las formas domésticas de una familia de este orden, los Lepismatidae, los Zygentoma son Insectos primitivamente ápteros de color gris, pardo o amarillento y longitud comprendida entre 2 y 20 mm (sin contar sus apéndices). Tienen el cuerpo deprimido, más o menos cilíndrico o fusiforme, muchos tienen el tórax más ancho que el abdomen, y la cabeza está provista de antenas largas con numerosos anillos. El abdomen finaliza con tres característicos apéndices, dos laterales los cercos y uno mediano el paracerco, con función táctil. Los representantes de la familia Lepismatidae y algunos Nicoletiidae tienen un aspecto brillante debido a que poseen el cuerpo recubierto de escamas que renuevan en sucesivas mudas (son Insectos ametábolos, no tienen metamorfosis).

El origen y la evolución del orden Zygentoma es el mismo que el del orden Archaeognatha. Esto supone que datan del Devónico, por lo que se cree que aparecieron hace 415 millones de años. Los Zygentoma son importantes en la filogenia general de los Insectos, pues representan el grupo hermano de todos los insectos alados (Pterygota), y son los Apterygota (insectos primitivamente sin alas) más próximos evolutivamente al primer insecto volador.

Los Zygentoma se distribuyen por todos los continentes, salvo la Antártida. En hábitats naturales están ausentes en las regiones más frías, sin embargo, algunas formas domésticas pueden encontrarse en estas, introducidas desde sus países de origen. En la Península Ibérica abundan en las áreas de clima mediterráneo, y son muy raras o faltan en la cornisa cantábrica y en las montañas de clima oceánico. En Macaronesia y en Baleares están presentes en todas las islas.

Del orden Zygentoma se han descrito, a nivel mundial, unas 600 especies, incluidas en, aproximadamente, 140 géneros.

Como el resto de los Insectos presentan el cuerpo dividido en tres regiones o tagmas:

  • Cabeza. Puede ser prognata o hipognata. Poseen dos antenas filiformes, de longitud variable, con función sensitiva y orientadora. Los ojos compuestos, cuando existen, consisten en dos pequeñas agrupaciones de omatidios situadas a ambos lados de la cápsula cefálica. Los representantes de las familias presentes en la península ibérica carecen de ocelos. Aparato bucal de tipo masticador, con un par de mandíbulas, maxilas, y palpos maxilares y labiales.
  • Tórax. Los tres metámeros torácicos están perfectamente definidos, y presentan dorsalmente expansiones laterales que cubren generalmente la región pleural. El protórax es grande y su placa dorsal, el pronoto, puede llegar a cubrir la cabeza. Ventralmente pueden distinguirse los esternitos, cuando su desarrollo es apreciable, suelen ser triangulares o de forma acorazonada, apareciendo en sus bordes una serie de sedas. La mayor parte de la zona ventral del tórax queda ocupada por las coxas de las patas (únicos apéndices presentes), este artejo y el fémur alojan una musculatura bastante desarrollada, como adaptación a la carrera.
  • Abdomen. Presenta 11 metámeros, y tiende a estrecharse en su extremo posterior. El décimo, muy reducido, lleva un par de apéndices, los cercos, y de su zona ventral surge el undécimo metámero, denominado paracerco todos con función táctil. Los esternitos genitales (IX en los machos y VIII-IX en las hembras) aparecen divididos en dos porciones laterales o coxitos, entre las que se sitúan los genitales externos. En los machos, entre los coxitos IX, existe un pene bastante desarrollado. En las hembras, el ovipositor u oviscapto está constituido por dos pares de valvas alargadas y anilladas.

Se ha documentado el cortejo en varias especies. La transferencia de esperma es indirecta, el macho deposita un espermatóforo en el suelo y segrega un filamento que conduce a la hembra, esta lo recoje con el orificio genital y lo almacena en una espermateca. Una vez la hembra está fecundada es capaz de poner una media de 100 huevos por cada puesta.

Su desarrollo postembrionario es directo. Eclosionan con un aspecto similar al adulto, experimentando una serie de mudas en las que van aumentando de tamaño, hasta alcanzar la madurez pero sin sufrir metamorfosis. La longevidad máxima parece estar entre 4 y 5 años.

Son animales de hábitos nocturnos, que necesitan humedad para desarrollar su ciclo vital (aunque los Lepismátidos son capaces de soportar hábitats muy secos). En el medio natural suelen vivir escondidos bajo piedras, troncos o cortezas, también aparecen asociados a hormigas o termitas, y existen especies de hábitos subterráneos, asociados a niveles profundos del suelo o a cuevas.

Son omnívoros, pero tienen preferencia por hidratos de carbono de origen vegetal, como el almidón y la celulosa, que pueden llegar a adquirir de los tejidos, las hojas de los libros, el cartón,.. etc. Por todo ello es normal encontrarlos en las casas o en zonas pobladas. Se han detectado en Lepismátidos enzimas celulasas propias, lo que les permite digerir la celulosa sin necesidad de la ayuda de una microbiota endosimbionte.

Son incapaces de saltar pero corren ágilmente, método habitualmente usado para escapar de sus enemigos naturales. Sus principales depredadores son las arañas, pero también pueden ser parasitados por nematodos, nematomorfos, ácaros, estrepsípteros y gregarinas.

Los Zygentoma, cuya biología se conoce mejor, son las especies que se han adaptado a vivir en las viviendas humanas y han sido introducidas de forma involuntaria en regiones del planeta diferentes a las de su origen. A estas especies se las conoce vulgarmente como "pececillos de plata", debido a las escamas de reflejos plateados que recubren dorsalmente su cuerpo. No son capaces de generar ninguna picadura ni inyectar ningún veneno, por lo que no suponen ningún problema para el ser humano. Por otro lado, algunas especies representan plagas domésticas que pueden tener cierta relevancia al afectar a productos almacenados ricos en celulosa como cartón, o libros (pueden deteriorar libros antiguos en bibliotecas que no se aireen con frecuencia).

El orden Zygentoma se divide actualmente en cinco familias: Lepismatidae, Nicoletiidae, Tricholepidiidae, Protrinemuridae y Maindroniidae. De ellas, sólo las dos primeras están presentes en la fauna iberobalear y macaronésica, y se diferencian con relativa facilidad por la presencia o ausencia de ojos.

  • Familia Lepismatidae: Con ojos. Dentro de esta familia se encuentran los pececillos de plata.
  • Familia Nicoletiidae: Ciegos, sin ojos.

En la Península Ibérica e islas Baleares se han descrito, hasta el año 2014, 42 especies de Zygentoma, 27 pertenecientes a la familia Lepismatidae y 16 dentro de la familia Nicoletiidae. En la Comunitat Valenciana están presentes las dos familias.