Visor de contenido web

Historia

 

El nombre de desierto no tiene un origen geográfico, ya que desierto es el término con que los carmelitas descalzos designan aquellos lugares solitarios y alejados de la población, a los que se retiran para dedicarse a la contemplación y oración. Puesto que en la zona abundaban y todavía hoy abundas, los palmitos (Chamaerops humillis), el parque pasó a denominarse Desert de les Palmes.
 
Las tierras del Desert de les Palmes han estado pobladas desde el neolítico, aunque se historia comienza realmente con la llegada de los padres carmelitas. Uno de los fundadores y personajes más emblemáticos del Desierto fue fray Bartolomé, del que cuentan que, tanto le gustaba subir al monte de San Miguel que actualmente por todos es conocido como el bartolo.
 
La presencia de los carmelitas ha legado dos de las construcciones más emblemáticas del paraje: el antiguo monasterio, del que sólo quedan sus ruinas al ser destruido por unas fuertes lluvias y el monasterio nuevo, donde residen actualmente los monjes. Otras construcciones religiosas, en este caso más humildes, que también podemos observar en el parque, son así las ermitas y los antros.
 
Además el espacio natural cuenta con una serie de ruinas y construcciones de notable interés como son el castillo de Miravet, castillo de Montornés y el castillo Viejo, así como la ermita de Les Santes y de la Magdalena